Compartir
Escúchanos en:
Jul 2019

Con las responsabilidades operativas y administrativas del día a día, en ocasiones olvidamos cuáles son las tareas prioritarias que se tienen como Director General de una empresa. De vez en cuando es bueno tomarse un tiempo para pensar en ellas y evaluar qué tan bien las estás desempeñando, si es que lo estás haciendo.

Es por ello, que te comparto 6 actividades a las que debes poner especial atención al desempeñar tu puesto como Director General.

1. Tener algo que vender

El reto inicial de toda empresa es producir algo que vender, y uno de los errores más comunes es querer vender lo que podemos y no lo que el mercado realmente demanda.

Con los cambios en los hábitos del consumidor, los productos y servicios de las empresas son cada vez más fáciles de sustituir; por ello te recomiendo que desde el inicio establezcas un presupuesto para obtener herramientas o procesos que te hagan saber lo que tu cliente piensa acerca de tu producto, de tal forma que ejecutes mejoras graduales sobre el mismo. Con esto reduces el riesgo de dejar de ser competitivo e incluso puedes anticiparte a nuevas demandas.

2. Vender tu producto o servicio

En la gran mayoría de las empresas el primer vendedor es el Director General, y no es de extrañarse, ya que es él quien conoce a fondo todos los aspectos del producto. El reto de las ventas surge cuando el Director General no puede dedicarse de lleno ellas, debido a la atención que demandan el resto de las actividades.

La forma más efectiva de replicar el éxito del Director General como vendedor, es mediante la sistematización del proceso de ventas. En el mundo digital actual, esto se puede lograr con la atracción de prospectos mediante campañas de marketing, automatización y un gestor de relación comercial; de este modo tus vendedores tienen una mejor perspectiva de lo que cada cliente hace para buscar el producto o servicio, logrando aplicar mejores prácticas para diagnosticar y recomendar el producto según necesidades específicas.

3. Operar lo vendido

Lo que todo Director General quiere es tener mucha operación, pues significa que el tema de ventas ya está resuelto.

La principal recomendación en este rubro es controlar el gasto y comprar lo estrictamente necesario, pues con esto evitas tener gastos difíciles de mantener, en periodos donde las ventas bajen.

Contratar a una persona dedicada enteramente a la operación, es una gran decisión que puede ayudarte a enfocarte en las áreas que hagan crecer tu empresa, como la atracción de más prospectos, la generación de nuevos productos o la apertura de nuevos mercados.

4. Administración financiera del negocio

Muchos Directores Generales administran el negocio por el flujo de efectivo, suponen que por tener dinero en el banco, están ganando dinero. Pero la realidad es que podrían estar perdiéndolo, al punto de que sus empresas están muertas y ellos aún no lo sepan.

Por ejemplo, puedes tener mucho dinero en tu cuenta y no alcanzar a ver que en el mismo mes debes pagar impuestos, proveedores o nómina, y que, con lo que tienes, no te va a alcanzar porque no has tenido ingresos suficientes.

Comienza por estudiar el Estado de Resultados para que veas si tuviste utilidad o pérdida en el periodo, sigue por el Estado de Flujo de Efectivo para entender cómo se movió el dinero dentro de la empresa y termina con el Balance General, para que analices cuánto creció el valor de tu empresa, cuánto debes y tus fuentes de financiamiento.

¿Suena complicado? No te preocupes, en este enlace encontrarás información referente a lo que son y cómo están compuestos estos estados financieros.

5. Construir un equipo talentoso

La calidad de una empresa está directamente relacionada con la calidad de las personas que la conforman; las empresas necesitan personas con talento y especialización.

Steve Jobs decía que debes contratar a gente inteligente que te diga qué hay que hacer y no gente tonta a la cual debes decirle qué hacer. Tal vez sea un ejemplo burdo, pero guarda una verdad innegable: Ten gente inteligente a tu lado, que te impulse y te rete.

Construir un equipo con estas características no solo se logra con salarios altos, puedes buscar la forma de desarrollar a tu equipo actual con capacitaciones y evaluaciones constantes, además de favorecer un entorno laboral que rete a tu equipo, sea cual sea su nivel.

6. Institucionalización de la empresa

Cuando hablamos de institucionalizar, nos referimos a lograr que las personas tengan una guía en lo que hacen, para que las cosas no se salgan de control y se logre un crecimiento ordenado.

Si las empresas crecen, lo hacen en todos los sentidos, crecen sus ingresos, costos, gastos, gente, procesos e infraestructura, pero también sus problemas.

Para que las cosas fluyan, se requieren definir políticas, procedimientos y procesos. Todo, en conjunto, te permitirá esa institucionalización de la empresa.

Lograr un óptimo desempeño en estas 6 prioridades, es lo que permitirá que tu empresa trascienda y puedan llegar nuevas personas a dirigirla. La inmensa mayoría de las grandes empresas han dominado estos rubros y se perfeccionan día con día; no dejes de lado ninguna de estas actividades y sobretodo busca mejorar constantemente cada una de ellas.

Artículo sugerido

¿Cómo adelantar a tu competencia con una transformación digital?

La clave principal para que tu negocio sea más competitivo es muy sencilla: aprovecha los avances digitales para mejorar experiencias.

Descarga

Descargar
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.

Suscríbete  a
nuestro newsletter

Recibe mensualmente nuestros artículos.

Artículos relacionados